En linea

28 mar. 2017

Iglesia católica pierde terreno en las cárceles de Panamá; evangélicos avanzan

Los evangélicos están captando más almas que la Iglesia católica en las cárceles de Panamá. La razón es sencilla: la presencia de pastores en el penal es constante y la de los sacerdotes, esporádica o simplemente no existe.

pastores evangelizan en carceles

Esa situación contrasta con la labor del obispo Rómulo Emiliani, quien destacó que en sus 40 años de vida sacerdotal se ha “metido a fondo en la vida de las cárceles en Costa Rica, Panamá y Honduras, justamente buscando esa rehabilitación y conversión”,

Crítica logró conocer la inquietud del empresario presidente de NEXtv, Riccardo Francolini, detenido injustamente por un préstamo para construir el centro de convenciones de Amador, el cual fue pagado y con el que la Caja de Ahorros ganó intereses por $1 millón.

Francolini envió una carta al arzobispo José Domingo Ulloa, en la que expresaba que como católico le preocupaba la falta de apoyo espiritual de la Iglesia para los detenidos en El Renacer, en contraste con pastores evangélicos que abren su corazón a los reclusos, entre ellos, el apóstol Manuel A. Ruiz, de quien dijo estará eternamente agradecido.

¿Dónde está mi Iglesia católica?, ¿Dónde está monseñor Ulloa?, ¿Dónde está la pasión por evangelizar de los sacerdotes? ¿Por qué se tiene que suplicar apoyo espiritual?, preguntaba Francolini en su carta el arzobispo.

Si esto pasa con nosotros que somos presos políticos, cómo queremos que otros hermanos que han cometido algún error en sus vidas se regeneren y salgan renovados a dar sustento a sus familias. ¡Qué ironía… y esta penitenciaria se llama El Renacer!, exclamó Francolini.

Ulloa respondió y prometió hablar con el capellán. Dijo que tenía a Francolini en sus oraciones y prometió visitarlo después de Semana Santa, porque viajaría a Roma.

Lo cierto es que el 95% de los reclusos de El Renacer son ahora evangélicos, porque la Iglesia católica está relegada.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, Dios te bendiga!