En linea

5 feb. 2016

Impactante testimonio de una ex-estrella de la pornografía



Uno de nuestros enfoques aquí en XXXchurch siempre ha sido en los que están en la industria del porno. Nos encontramos con muchos de ellos en obras de alcance y hemos sabido por mucho tiempo que son gente normal, al igual que tú y yo: que tienen sueños en la vida, tienen cuentas que pagar, que tienen padres, familia e hijos (ocasionalmente). Sólo hacen algo diferente para ganarse la vida como muchos nosotros. Y, muy a menudo, los que trabajan en la industria quisieran estar haciendo otra cosa, pero simplemente no saben cómo apartarse de ella.

Una de esas personas es Greg. Hemos llegado a conocer Greg, que solía actuar en la industria porno bajo el nombre de "Randy Spears." He aquí un breve vídeo sobre la historia de Greg, así como algunas reflexiones que escribió sobre su vida en la pornografía, su fe, y el poder que han tenido sobre su vida. Véalo usted mismo, y si este testimonio de una ex estrella porno te habla, vaya a XXXchurch.com/get-involved para saber cómo ayudar a personas como Greg.



"Tengo una historia. Todos lo hacemos. La mía no es la única, pero muy controversial para muchos. Un rebelde si se quiere, pero sin duda con una causa. Me había acostumbrado tanto a mi estilo de vida que se convirtió en "normal" para mí. en retrospectiva, fue todo lo contrario. Soy Randy Spears, también soy Greg, la pornografía era mi trabajo, mi vida, mi univers , y yo estaba profundamente inmerso en ella.


Quiero dejar algo perfectamente claro desde el principio: soy cristiano. Siempre lo he sido.

En la cúspide de mi carrera yo era cristiano. Me criaron de esa manera y permanecí cristiano a lo largo de mi carrera. Sólo tenía un pie dentro y  otro fuera. La dedicación a mi fe y mi Creador tomó llevó de regreso al estilo de vida que quería vivir.

Quiero dejar algo muy claro otra cosa: no odio a estas personas.

No los desprecio de ninguna manera ni juzgo a las personas que están en ese negocio. Esas personas son mis amigos, y amo mucho a algunos de ellos. ¿Cómo podría juzgar a alguien? Eso me convertiría en el más grande de los hipócritas e iría en contra del mismo mensaje en el que creo. Nunca lo he hecho, y nunca"golpearé" a nadie con el libro que creo firmemente que Dios inspiró, protegió a través de las tiempos, y que ciertamente llevo bajo el brazo a la iglesia todos los domingos.

No lluevo fuego y mensajes de azufre sobre los pecadores infelices que no se vuelven de sus malos caminos. No tengo ninguna caja de jabón o agenda política. Me he cansado de pensar en la energía que tendría que gastar en tal aunto. Se lo dejo a aquél que salva: Dios.

Yo sin embargo, llevo un mensaje. El mensaje es simplemente este: hay un Creador.

Es mucho más grande que nosotros. Increíblemente, hay Uno que no tuvo principio, y no tiene fin. Él siempre ha sido y es. Una entidad increíble que nos ama personalmente y quiere una relación con cada una de sus criaturas.

Le pedido a este Dios que cambie mi vida. Para quitar el dolor que infligí a mí mismo y a los demás y que lo reemplace todo con verdad, amor, compasión, y una mayor comprensión de lo que significa esta vida. Puedo hacer grandes preguntas y tengo las mismas preguntas que hacen los demás. Las mismas preguntas que todos nos hemos preguntado. Yo sólo le pedí a Dios que se manifestara a mí si realmente era real. Sucedió que obtuve una respuesta. Una precisa, clara e indubitable respuesta.

Ahora, antes de que me hayes como el cuco que sale del reloj, no estoy diciendo que vi una zarza ardiente o oí una voz resonante como Charlton Heston en la película Los Diez Mandamientos. He oído a Dios de manera más clara que eso! Sentí su presencia. Innegable, inconfundible. El amor más grande que he sentido nunca. Me inundó con tal poder y fuerza que todo lo que podía hacer era llorar y darle las gracias por ser real. Su respuesta fue: "Soy real y estoy aquí."

El porno solo no dañó mi vida.

El bar o el traficante de drogas solos no destruyeron mi vida.

Fui yo mismo, y lo que hice con la pornografía, el alcohol y las drogas, el que causó el dolor y mayor daño a mi propia vida.

En retrospectiva, la pornografía no era la mejor de las opciones para lo que quería hacer con mi vida. Esto dañó la forma en que veía a las mujeres y el dinero, la fama, y el ego se convirtieron en una trampa. Usé drogas y alcohol porque yo estaba en mi infierno privado propio y trataba de adormecer el caos. Si tuviera que hacerlo todo de nuevo, me habría resistido a ser un actor de Hollywood y trataría de vivir una vida totalmente diferente. Tal vez me hubiera convertido en biólogo marino, que era mi sueño desde la juventud.

La conclusión es la siguiente: Dios es real.

Él nos alcanzará y nos mostrará sus misterios y sus grandes bendiciones. Sin embargo, hay que tener el deseo de tenerlo en nuestras vidas. ¿De qué sirven las marionetas que se hacen para amarlo? Esto es sobre el libre albedrío. El problema es que no queremos ser responsables. Si Dios es real - y creemos que es - entonces rendiremos cuentas al Creador. Así es como funciona. Somos egoístas y queremos vivir de la manera que queremos. La buena noticia es que podemos vivir de otra manera, si queremos. Por el poder de Dios, no por el nuestro. Él fue tan lejos como para enviarse a sí mismo como sacrificio. Tenemos una deuda que no podemos pagar, por lo que Él pagó una deuda que no tenía.

La verdad es su propia defensa. Después de todo, sólo puede haber una verdad. Creo que Jesús era exactamente quien decía que era. Aquella verdad puede liberarte. Lo hizo conmigo".

Fuente, traducido por escapaportuvida.net


0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, Dios te bendiga!