En linea

17 feb. 2016

El cerebro reconoce la realidad de Dios, revela estudio


Estudio sobre el cerebro revela la realidad de Dios

Incluso si nunca se le enseñó a creer en Dios, su cerebro aún podría reconocer su existencia. Tal es la premisa de Romanos 1, que se puso al aire en una discusión de mesa redonda en National Geographic.

De acuerdo con National Geographic, esta nueva y fascinante investigación ha descubierto la posibilidad de que la creencia en Dios pueda estar conectada directamente en nuestro cerebro.

"Los psicólogos y antropólogos consideran que los niños abandonados a su propia suerte tendrían cierta concepción de Dios. Algunos atribuyen esto a nuestro sentido innato de la detección de patrones en el mundo (como para discernir los depredadores o presas en la naturaleza), mientras que otros propagan la noción de una 'supersensación' - cognitiva o una tendencia para inferir las fuerzas ocultas en el mundo que trabajan para el bien o para mal", dice Shaheen Lakhan E., quien tiene varios grados de doctorado, incluyendo un MD.

Neurólogo revela la realidad de Dios
Dr. Shaheen E. Lakhan
Las declaraciones de Lakhan apoyan las ideas de Andrew Newberg, quien investiga activamente la "neuroteología."


Newberg llevó a cabo varios estudios sobre el cerebro, evaluando lo que sucede cuando una persona ora o medita.

Después de ocho semanas de oración, "tuvieron una mejoría de alrededor de 10 o 15 por ciento."

"Esto es sólo después de ocho semanas 12 minutos al día, por lo que se puede imaginar lo que ocurre en las personas que son profundamente religiosas y espirituales, y que practican esto durante horas y durante años y años ", dijo a NPR .

Newberg detalla algunos de sus hallazgos en How God Changes Your Brain, Why We Believe What We Believe, and Why God Won't Go Away. (Cómo Dios Cambia Tu cerebro, Por Qué Creemos en lo Que Creemos, y Por Qué Dios no Va a Desaparecer.

"A menudo la gente medita u ora como una forma de mantenerse en calma durante algunas situaciones. Estamos seguros de que la meditación y la oración ayudan a reducir la depresión, la ansiedad y la presión arterial. Básicamente altera la fisiología de la persona y  en la mayoría de los casos, de manera positiva. Esto sucede sin duda en la actualidad. Pero la gente también ha encontrado que muchos de estos efectos son persistentes", dice Newberg.

Y para aquellos que rechazan activamente la fe, algunos ya no pueden negar la presencia de Dios.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tus comentarios, Dios te bendiga!