En linea

21 jul. 2012

¿Llevan a Dios todos los Caminos?

¿Llevan a Dios todos los Caminos?



Supe lo que opina un distinguido profesor de la escuela de religión de cierta universidad. “Todos los caminos que llevan a Dios son buenos”.
La gente ha seguido cada camino que se puede imaginar y han justificado su curso con el argumento de que está adorando a Dios. Por cierto, ¡cuántas cosas no se han dicho y hecho en el nombre de Dios! Pero mucho de lo que la gente llama “dios” no es el Dios verdadero.

Asi aquel profesor de religión está en lo cierto según los sencillos principios del razonamiento. Si “todos los caminos que llevan a Dios son buenos”, el fin justifica los medios. Pero ¿es cierto esto? Pensemos en Joaquín, un padre de familia. Él quiere proveer para su familia, lo cual es en sí un objetivo muy bueno. Siguiendo el razonamiento del profesor, no importaría en lo más mínimo que hiciere  Joaquín para alcanzar su objetivo. Supongamos que Joaquín decida dedicarse al robo para proveer para su familia. ¿Justifica el fin los medios? ¡Jamás!

¿Qué dice Dios? “Hagamos males para que vengan  bienes?” (Romanos 3:8). Cualquier persona en su sano juicio podría contestar fácilmente esta pregunta. ¡Llegan al cielo los caminos del hombre? Dios dice claramente que “el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos” (Jeremías 10:23). Dios ha declarado que la humanidad está ciega y camina en la oscuridad. ¿Podemos, pues, estar de acuerdo con el distinguido profesor cuando dice que no importa cuál camino toma el hombre para ir a Dios? ¿Debemos, pues, aceptar su insinuación de que el hombre no necesita la revelación de Dios, la nueva vida de parte de Dios, la nueva dirección de parte de Dios?

Verdaderamente “la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios”. Escuche al profeta de Dios: “Y si os dijeren: Preguntad a los encantadores y a los adivinos, que susurran hablando, responded: ¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos? ¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido” (Isaías 8:19-20).

"Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte” (Proverbios 14:12). “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces” (Mateo 7:13-15).

¿Quién ha estado cautivando tu atención? ¿El evangelista de la televisión; el astuto escritor de la revista; el profesor universitario?

Préstele atención a Dios. El mandato de Dios es “mirad lo que oís”.

Préstele oído a la Biblia. Préstele oído al mensaje de los evangelios y las epístolas. Escuche el mensaje de Dios.

Solamente hay un camino correcto que lleva a Dios y ese camino ha sido revelado en la persona de Jesucristo, que dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por Mí” (Juan 14:6).

“Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12).

Harold Brenneman (Reaching Out)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, Dios te bendiga!