En linea

19 jul. 2011

El Pensamiento Ocultista en la Iglesia


No sé si debo decir esto al principio o al final, pero este es el espíritu de la apostasía manifestado en toda su intensidad. Y son miles de de cristianos alrededor del mundo los que están siendo víctimas de este engaño. Ya nuestro Señor lo había advertido: “Serán engañados de ser posible aun los escogidos”.
¿De qué estoy hablando? Del pensamiento doctrinal que la iglesia ha abrazado como sana doctrina, sin darse cuenta que este COMPLICADO SISTEMA DE PENSAMIENTO es de trasfondo ocultista. Por eso Jesús dijo: “Mirad que nadie os engañe”. El apóstol también lo advirtió: “Se volcarán a huecas y vanas filosofías”. (¿Filosofías hinduistas?)

Estoy hablando de la enseñanza “cristiana” de mayor apogeo dentro de la iglesia con uno de los peores trasfondos ocultistas: La doctrina de “Las confesiones positivas de nuestra boca”.
Quizás le suena familiar, probablemente su pastor ya le enseñó que las palabras que pronunciamos tienen poder. Y no lo culpo, porque él oye todo esto por televisión y radio. Y no cabe duda que en su afán por ponerlo al día en lo que él cree que es el último grito de la moda en revelación divina, pues viene y le enseña a usted todo lo que oye por allí. Mayormente cuando los que escucha son predicadores muy famosos que dan conferencias por la radio y la televisión y además escriben libros. Por supuesto, escuchando grandes celebridades, ¿quién va a pensar que todo esto está lejos de ser bíblico y completamente apartado de la verdad? Y peor aún, en completa sintonía con prácticas de tipo ocultista.
En si la doctrina es esta: “Hablando atamos o desatamos”. “Al hablar decretamos”. “Al hablar desatamos el poder de Dios”. “Hay poder en nuestra boca”. “Nuestras palabras tienen poder”. “Cuando hablamos suceden cosas”. “Milagros, cosas sobrenaturales sucederán cuando abramos nuestra boca y pronunciemos la palabra.”
Es verdad que nuestras palabras tienen poder. Poder para dañar o levantar a alguien. Un discurso poderoso por ejemplo logrará persuadir a miles que se conviertan o se rebelen. Pero el poder que se les está atribuyendo de que al hablar sucederán cosas, o sea, algo así como desatando un poder invisible, eso es creencia alquimista; Hindo-budista; ciencia mental; ocultismo puro. En otras palabras, el pensamiento de la nueva era en toda su intensidad.
Incluso basan la doctrina argumentando que Jesús hablaba y sucedían cosas maravillosas. Pero no olvidemos que Jesús claramente enseñó que él no era el que hacia las obras, sino su Padre que estaba en El. Es entonces arrogancia disfrazada de unción pensar que tenemos poder para decretar con las palabras que hablamos. Y que al hablar algo esto tendrá que suceder. Ya lo dije, esto es creencia hinduista.
Otro argumento es que estas son leyes que Dios mismo ha decretado para el uso y beneficio de sus hijos. Argumento que por supuesto no es compatible con la enseñanza bíblica. No olvidemos que el mismo Señor dice en su palabra que no sabemos pedir como conviene y por esto mismo el Espíritu intercede por nosotros. Además deberíamos de entender que Dios no está sujeto a leyes. El dijo que si pedimos conforme a su voluntad lo hará. Si es que pedimos conforme a su voluntad. Pretender entonces que al hablar o pronunciar palabras sucederán cosas, es como decir que Dios está sujeto a lo que hablemos o dejemos de hablar. Algo que está completamente alejado de la realidad. Puesto que Dios no está sujeto a lo que hablemos o dejemos de hablar. La fuente de todo milagro es Dios y él sabe cómo, cuándo y dónde obrar. Todo milagro reside fuera del hombre. Y repito, nada tiene que ver con las palabras que hablemos o dejemos de hablar.
Por supuesto, esto es lo que el humanismo ha hecho pensar al hombre al colocarlo en una posición antropocéntrica: Que hay un poder inherente a él, es decir, que reside dentro de si mismo y que procede de su propia psique o de su propia mente. Y que es desatado a través de los pensamientos que tenemos y las palabras que pronunciamos. Se lo digo una vez más, esto es hinduismo puro. Y lamentablemente esta enseñanza ha sido traída a la iglesia y se le ha vestido con un ropaje cristiano. No olvidemos que pensar, para visualizar y luego hablar para desatar el poder ha sido por siglos una práctica esotérica. Es decir, practicada en los medios ocultistas.
Todos los movimientos sobre el pensamiento positivo, la nueva era, y otros similares como el movimiento de la confesión positiva que tienen un trasfondo hinduista y por lo tanto ocultista, es lo que han venido enseñando: “Que hay un poder inherente en los pensamientos que pensamos y en las palabras que pronunciamos”. De ahí los conjuros y el pronunciamiento de palabras para la realización de hechizos. Y esto es lo que siempre han proclamado todos los chamanes y los grandes hechiceros de los pueblos antiguos: “que los pensamientos y las palabras, son la forma de desatar el poder del espíritu”.


Trágicamente esta idea o pensamiento ha recibido muy buena aceptación en el pueblo evangélico. El cual ha sido seducido con la idea de haber descubierto el secreto del poder espiritual. En el libro titulado: “La Seducción de la Cristiandad de la casa editora Llamada de Medianoche en la página 150, usted puede leer algo muy interesante sobre las creencias del hinduismo en cuanto al significado de la palabra mantra, donde se explica que para ellos mantra es algo así como una forma de pensamiento. Y cómo todas las letras del alfabeto, o sea, las palabras, son Shakti, es decir, fuerzas con poderes sónicos, por lo tanto las palabras que hablamos son invocaciones o decretos que desatarán el poder para su realización en el mundo material. Las “palabras”, enseñan, son como esencia que se extiende hasta impregnar la materia. Y por lo tanto las palabras que hablamos desatan un poder que enviamos al mundo material”. Dicho de otra manera, cuando hablamos algo, o sea, lo confesamos, esto se hará realidad. Siempre y cuando esto lo creamos con todas nuestras fuerzas.
Por supuesto, la biblia no enseña esto. Estas definitivamente son creencias hinduistas que producen estados mentales de autosugestión muy peligrosos. Digo peligrosos porque todo esto produce una falsa confianza, creyendo que lo que pensamos y hablamos desata cierto poder que traerá a la realidad nuestros deseos; introduciéndonos todo esto sin saberlo en el terreno de lo oculto. Y por supuesto en el uso de técnicas milenarias utilizadas y enseñadas por los “iluminados” y los “grandes iniciados”.
Recordemos, nuestra confianza está en el Dios de los cielos que dijo que él nos proveerá más abundantemente de lo que pedimos o esperamos. O sea que en su infinita sabiduría, él nos dará no como pedimos, sino conforme a lo que realmente necesitamos. Por lo tanto, no como visualicemos y confesemos. Esta es la razón por la cual muchos cristianos están cayendo en esta práctica. Creen que hablando o confesando positivamente van a recibir aquello que están confesando. Es más, deben de hacerlo, porque no hacerlo es ser falto de fe.

Lo mismo tenemos que decir de la visualización, técnica enseñada con mucho ahínco por David Yonggi Cho en su libro titulado “La cuarta Dimensión”. Técnica, que todo ocultista sabe perfectamente que ha sido siempre la manera más inmediata para ponerse en contacto con el mundo espiritual y así contactar espíritus guías. Razón por la cual es llamada: “la puerta mágica”.


Ya que es el camino que conduce al “mundo mágico” para contactar entidades espirituales. Por lo tanto el procedimiento de la visualización es una técnica ocultista. Y esto queda claro cuando a través de la historia de los pueblos ancestrales rastreamos su uso y vemos que por miles de años ha venido siendo utilizada por chamanes, brujos, curanderos, espiritistas y hechiceros para ponerse en contacto con entidades invisibles. Cierto pastor en cierta radioemisora cristiana de mi país contaba con mucho entusiasmo como en cierta ocasión Yonggi Cho les confesaba que la razón por la cual siempre les ganaba en el juego de golf era porque él siempre visualizaba la pelota entrando en el agujero, y la creencia es que de la misma manera debe aplicarse esta técnica para la realización de milagros.
Esta es la razón por la cual de manera muy enfática tengo que advertir que todo aquel que ha utilizado este tipo de técnicas, ha sido engañado. Es penoso decirlo, pero el pueblo evangélico ha leído a Yonggi Cho a Norman Vincent, y a muchos otros autores que enseñan estas cosas. Y las han tomado como algo nuevo y muy profundo. Y por supuesto, muy espiritual y funcional. Y ha sido de esta manera que han penetrado en el mundo evangélico todas estas mentiras diabólicas. Las cuales lamentablemente hemos recibido sin considerar su origen. Seamos como los de Beréa, los cuales a pesar de que estaban recibiendo la visita de los grandes apóstoles, no por eso recibieron confiadamente la palabra que ellos predicaban. La biblia dice que iban a las Escrituras para confirmar si era verdad lo que oían. Espero en Dios que usted esté haciendo lo mismo sin importar que “celebridad cristiana” por muy famosa que ésta sea esté tras el púlpito enseñando.
Advierto, esto es lo que muchos predicadores están enseñando, y es lo que en libros como “La Cuarta Dimensión”; leemos: “Que lo visualices”, es decir, que lo veas en la pantalla de tu mente. Y que luego lo hables. Ya que esto desatará el poder para hacer realidad tu deseo.

Por esta razón Yonggi Cho enseña el uso de estas técnicas, ya que según él, éstas lo han llevado a alcanzar el éxito del cual goza hasta el día de hoy. Por supuesto, cuando vemos todo esto decimos: “No cabe duda que funciona y si funciona tiene que venir de Dios”. Y de esta manera somos “iniciados” en la práctica del más grande de los engaños: “El uso de técnicas ocultistas para contactar el poder de Dios.” Jesús nunca enseñó ninguna técnica para contactarlo. Por lo tanto el peligro que esto encierra es que contactes a otro Jesús. No lo olvide, la biblia advierte que hay otro Jesús, otro espíritu y otro evangelio. 2º. Corintios 11:4.
¿Ve entonces cuál es el origen de esta creencia que al hablar es desatado el poder? Y lo peor y más lamentable es que esta enseñanza se ha esparcido como reguero de pólvora por toda la iglesia. Y peor aún, cristianos de todas las denominaciones alrededor del mundo creen que es bíblico. Y es así como oímos a pastores aconsejar: “créalo”, “pronúncielo”, “dígalo”, “háblelo”, “desátelo”, “hable la palabra”, “confiéselo”, “tenemos poder para decretar”. Lo vuelvo a decir, estas son creencias Hindo-budistas.
Ya dejemos entonces de acreditarle a nuestros pensamientos y a nuestras palabras un poder que no tienen. Puesto que no pueden hacer ni bien ni mal como aseguran algunos autores. Ya que en uno de estos libros leía como él autor pensaba y temía adquirir tuberculosis, este pensamiento actuó como una fe negativa, según dice él, y terminó adquiriendo dicha enfermedad. No cabe duda que los espíritus dominantes que operan en aquella región del sol naciente tramaron un plan sucio y de lo más siniestro para hacerlo caer preso del más desalmado engaño, y de esta forma arrastrar a miles de cristianos alrededor del mundo hacia una creencia Hindo-budistas. Además le recuerdo que la religión de la ciencia mental también enseña esto mismo, que tanto los pensamientos positivos como los negativos tienen poder, y que por lo tanto siempre deberíamos de pensar pensamientos positivos.
Créalo, esto es ocultismo puro disfrazado del último descubrimiento “cristiano” para desatar el poder de Dios. Y lo peor es que grandes líderes alrededor del mundo están enseñando a la iglesia estas cosas. Si usted lee a Norman Vincent, por ejemplo, sin citar ningún libro específico de su autoría, verá que toda su literatura está cargada de este tipo de enseñanzas. En todos habla sobre la visualización como el camino para alcanzar nuestros sueños. O sea, verlo primero en nuestra mente y luego confesarlo. Ya que esto hará que nuestros sueños se hagan realidad. En uno de sus libros cuenta que en cierta ocasión él necesitaba cierta cantidad de dinero y puso a toda la congregación a visualizar que cierta persona le daba un cheque por 5,000 dólares mientras él iba a visitarlo. La sorpresa para su congregación fue que al regresar a la iglesia de realizar dicha visita ya venía con el cheque de los 5,000 dólares. Y esto es lo que ha convencido a miles de cristianos que es una técnica funcional.
Hace algunos años leí un libro pagano llamado: El Alquimista. Su autor asegura que si nosotros deseamos algo con todas las fuerzas de nuestro corazón, todas las fuerzas del universo se pondrán de acuerdo con nosotros y harán que nuestro sueño se cumpla. Y esto mismo dicen nuestros predicadores, claro, con un matiz diferente impregnado de espiritualidad. Por supuesto esto hace a un lado la soberanía de Dios, el cual siempre tiene la sartén del mango y decide sobre el destino de los hombres. Sin importar lo que usted piense y esté confesando o soñando para que se haga realidad. Si está en su soberana voluntad se lo dará, si no, pues simplemente no. Claro, él no actúa arbitrariamente, sus actos siempre serán en bienestar de los suyos. Por supuesto lo que nosotros tenemos que hacer es pedirle en ruego y suplica que nos lo conceda, puesto que nuestro deber será siempre buscar su voluntad, pero la última palabra la tendrá él sin importar si lo estamos visualizando y confesando. El no puede ser manipulado por ninguna técnica de origen Hindo-budista. Aun así estemos convencidos en nuestra mente que él lo va hacer. Esto es autosugestión. Y Dios no tomará ninguna decisión basándose en nuestra AUTOSUGESTIÓN O SENTIMENTALISMO AUTO MOTIVADO DISFRAZADO DE FE. Solo por que usted lo esté viendo en la pantalla de su mente y lo esté confesando; esto no hará que Dios cambie sus planes. ¿Qué Dios tan poco sabio y confiable sería entonces nuestro Dios si él actuara según nuestros decretos? Es decir por las palabras que hablamos. Por supuesto nuestra total confianza está en que él siempre tomará por nosotros las más sabias decisiones para darnos lo que realmente nos conviene. Y no según hablemos, confesemos o decretemos. Repito, esto es creencia hinduista disfrazada de fe.
LA APOSTASÍA TAMBIÉN HA ENTRADO EN LA IGLESIA POR NUESTRA FALTA DE CONOCIMIENTO DE LAS GRANDES DÓCTRINAS DE LA BÍBLIA.
Autor: Pastor Héctor Ramírez

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tus comentarios, Dios te bendiga!